miércoles, 9 de diciembre de 2009

2012

Realmente no debería estar blogueando. Pero acabo de leer un post de Lete que me hizo que me dieran ganas de escibir. Aunque sea poquito.

El viernes pasado fui al cine. Ya sé que para muchos de ustedes eso es cosa de cada miércoles, sábado o día equis. Pero acá no (por la única razón de que cuesta un huevo; tan solo 16 franquitos -$200- ). Pero tenía que hacerlo, tenía que sacudir tanta escuela de mi cabeza. Y además una peli del apocalipsis no se debe dejar pasar.

Es un buen ejercicio ir a ver 2012 a contar los clichés, las incoherencias, los datos científicos totalmente falsos e inadmisibles. Pero uno no va al cine a ver eso, sino a pasar dos horas de sano entretenimiento. Y por sano me refiero a ver un cagadero: ver la destrucción de... mmm todo. ¡A cómo destruyeron cosas los cabrones! Y que bonito se ve. Es como destruir castillitos de arena (ja, ja, ja, muy chistositos, Jorge y Javier).

Como seguro tu vas al cine cada que quieres, tendrás ya tu opinión formada así que pá qué te cuento la mía.

viernes, 13 de noviembre de 2009

No mames los extraño un putero cabrones...

All my life,
I was fighting
My way out of my skin
All my life
I've been hiding
The girl I'm within
Till I saw you
And I had to let myself go
Till I saw you,
And I had to let myself go...
go... go, go, go...



miércoles, 4 de noviembre de 2009

Verga...ra

Me llegó esto con la petición de postearlo (¡Gracias X!). No podría estar más de acuerdo.













Respuesta a los comentarios del post pasado

No sé ni para qué me molesto en poner esto...

@Anónimo. No sé si tu comentario es hostil o simplemente quieres saber qué son los bonos de carbono. Como no lo puedo saber te contesto como yo quiera ¿Acaso te tomaste la molestia de ver mi perfil? Dice; profesión: Ing. Ambiental. ¿En realidad crees que me pondría a hablar de impactos ambientales con las manos vacías? mejor te pregunto ¿qué tanto sabes de bonos de carbono? Digo para saber a quién contestarle...

@George. No definitivamente no se está haciendo con los criterios ambientales. Y Definitivamente desacuerdo contigo: este no es un proyecto que se necesita hacer. Al construirlo estás dándole prioridad a los coches antes que a tantas cosas que son más necesarias. Lamentable esas cosas más necesarias (salud, educación, o más actual: AGUA) no jalan votos. Porque ese puente está hecho para el 30% de gente se mueve en coche. Que por cierto son los que inclinan la balanza en las elecciones. Los que se mueven en camión (por cierto: es el 70% de la población) son mucho más fáciles de convencer –por su puesto no estoy hablando de todos, sino de aquellos que caen en el promedio del nivel educativo mexicano: 5to de primaria– ¡claro! Son convencidos por el 30% restante que les hace creer que ese puente también es para ellos.

Sólo fíjate: ¿los trayectos en camión mejoraron con los puentes a desnivel de López? No sé si te acuerdes, pero a tal grado es el descaro de la poca importancia que le dan a los no-coches que en el proyecto del paso a desnivel de los cubos ni siquiera incluyeron puentes peatonales, tuvieron que ponerlos después. Es risible, pero es la neta.

Por mí mejor que lo hagan al cabo yo no voy a estar los dos años de la construcción y yo tengo coche para mis innumerables trayectos al aeropuerto. Pero no se me hace justo que se gasten los impuestos de todos, para las minorías que tuvimos la suerte de nacer educados.

@Natera. Jajaja ya lo ví, me gustó su propuesta, con ciertas limitaciones pero me da gusto que sige habiendo gente que no le da igual y que no ha tirado la toalla. No lo hagas, síguele con CA, te prometo que cuando tenga un respiro, le meto más tiempo.

Chale, creo que me extendí de más. Voy a poner esto como comentario pero también como post porque ¡qué cotorro! ha estado muy seco últimamente.

Epígrafe. Tomé ese loguito de pásalo aún mejor, espero no se me enojen :)

martes, 20 de octubre de 2009

No sé ni para qué me molesto en poner esto...

Creo que en mi delirio de cansancio me dieron ganas de no hacer nada productivo y me metí a la página del puente atirantado del gobierno de Jalisco. Es una burla. Está hecho por gente pendeja para gente pendeja. La verdad no pueden esperar que la gente se crea todo lo que ponen. El link es este.

http://www.pasalomejor.jalisco.gob.mx/index.html


Por ahí en el foro dejé un ingenuo comentario, que ni sé qué objetivo tiene. En fin, esto es lo que les dediqué, rematado, por supuesto, por un No sé ni para qué me molesto en poner esto...

De dónde sacan que se emitirá 50% menos del CO, y que se emitirá menos CO2. ?Tienen idea de cómo calcularlo? ?qué método usaron? ?Basados en qué? ?Tomaron en cuenta el costo en emisiones de la construcción, del transporte del concreto y del acero, el bombeo del agua para la obra, las emisiones por los embotellamientos mientras dure la obra, el costo por estrés (tratamiéntos médicos de las personas), las emisiones de CO2 y metano por el derribo de los árboles; y además la sinergia de todos estos factores?

No sé ni para qué me molesto en poner esto...

miércoles, 14 de octubre de 2009

¿Qué tal el clima?

Tal vez suene demasiado chafa usar este tan trillado tema de conversación pero es sólo para romper el hielo –literalmente, wait…– y externarles un poco de mi frustración.

En realidad para los que me tengan en Twitter o principalmente en Facebook les parecerá que me quejo mucho. Pero es solo para darle dramatismo al asunto. En realidad estoy disfrutando mucho de lo que estoy viviendo. De las chingas espantosas, de los trabajos interminables, de los precios absurdos, de mi nula habilidad con las féminas (de eso nunca me había quejado porque me da vergüenza así que mejor ignórenlo).

Pero cada cosa tiene su encanto, las clases van pocamadre: por primera vez no me puedo quejar de lo deficiente de la educación (bueno sí pero de las deficiencias de mi formación previa, no de la de acá). La carga es alta pero está bien programada, nada es imposible. Estoy aprendiendo a vivir bajo presupuesto. Y bueno, también es agradable tener estas frescuras otoñales –no quiero saber cómo se pondrá en enero–.


Epígrafe: lo de romper el hielo del principio era por los -2 oC que me esperan mañana.

Fuente: 20 minuten (periódico de distribución gratuita, el mismo concepto que El tren).

domingo, 11 de octubre de 2009

Why so Sirius?

Esta se la debo a Abraham que me enseñó la imagen. Está buenaza. Además estamos viendo The Dark Night, así que ¡bien!


Olor ácido

Ora sí, con café en mano, puedo ponerme a bloguear de las cosas absolutamente indispensables de la vida.

El viernes fui a una fiesta de estudiantes dizque internacionales. Yo no quiero sonar racista pero hay ciertas personas que apestan. No de que sean malas personas sino de que literalmente huelen mal. Pero realmente mal.

Esta era un fiesta organizada por una sociedad de alumnos, por tanto, no esperaba al jet set zuricano. Pero tampoco estaba esperando eso. Deja te lo describo. La civilización de acá prohibe el ruido a partir de las 10 de la noche; así que el local este estaba aislado a sacar ruido. Eso significa que estaba aislado a que entrataran también otras sustancias: aire por ejemplo. Hacía un calor del nabo, una humedad amazónica y gentío bailando al ritmo de un pésimo dilléi (DJ).

Poco a poco los aromas provocados por los humores masculinos fueron ascendiendo. Según un colega gringo la razón de los olores era por la tasa de varones (“Guy Ratio hypothesis”) en aquel lugar. Y tenía razón en ese momento el lugar parecía antro gay. Solo que los gays no apestan (creo) pero esto era una cosa desagradable. Esa hipótesis me parece acertada, hace un par de semanas no me dejaban entrar a un antro porque mis amigas se habían adelantado. Primero creí que era una hijez-de-la-chigada suiza, pero ahora entiendo que trataban de evitar precisamente esos olores agrios.

Solo me queda recalcar la razón de abandonar aquél lugar: a uno con sus modestos 173 cm de estatura, la nariz le alcanza a la altura del sope a los altos europeos.

Y reitero, no sé si sean los altos los apestosos, o los suizos, o los suizos franceses, o los gordos gringos, solo digo que los estándares de higiene son diferentes. Guácala, nomás de recordarlo se me pone la piel chinita. Pero a pesar de todo, fue una muy buena noche.

Epígrafe: ¿te acuerdas de Ren y Stimpy?

Temas de ingeniería ambiental para arruinarte ciertas cosas

Mis hermanos (¡¡hola hermanos!!) me tienen prohibido hablar de mi trabajo en la mesa. Pero como este es mi blog, aquí no hay prohibiciones (¡Si claaaro!).

En las PTAR (plantas de tratamiento de aguas residuales) uno de los procesos más comunes es conocido como Lodos activados –no lo voy a explicar porque eso es tema de la universidad– y varios procesos se llevan a cabo en grandes reactores que parecen albercas. Y parecen también grandes fábricas de –wait for it– Tejuino. Mmmm delicioso, si buscas bien por ahí encontrarás pedacitos de elote, incluso hasta evidencias de nieve de limón.

Y eso del tejuino es cuando hay mucha suerte ¿crees que en el D.F. hay dinero para tratar el agua de 22 M de habitantes? En realidad sí hay lana pero se gasta en otras cosas “más importantes” ¿Y entonces qué pasa con la caca de todos los chilangos? Se riegan las lechugas que más tarde se reintroducen para venderlas en los restaurantes fresas de Polanco.

Y mi ejemplo estrella, el que me hizo escribir este post. Así como el té es una infusión el proceso del café es la lixiviación. Por tanto el café es un lixiviado ¿qué son los lixiviados? Fácil, en palabras humanas: el juguito de la basura. Pa' que veas que estoy diciendo la verdad.

Te dejo seguir disfrutando de tu bebida fermentada, de tu ensalada orgánica y de tu café de comercio justo.

domingo, 4 de octubre de 2009

Who Said Awesome!?!?!?!

Von der Kornhausbrücke springen

On our last day of the German Intensivkurs we were on our way to buy some beer but we wanted to jump from the river first. So there we were Micah and me with our stubborn thoughts. Luckily Marcel had his camera with him to record the evidence.

I calculated 7 meters high, but many people in youtube seem to think that is more like 9 meters; whatever it felt just so awesome!!!

Wonderbar!

The best part is on the minute 2:01. Well, not to say Micah’s jumps werent awesome but you are on MY blog right?

Saint Mary of the Gold

Buscando mi archivo fotográfico para una clase me encontré con este par de fotos, tomadas casi exactamente en el mismo punto pero en diferentes épocas. Por si queda duda son en Santa María del Oro (21°21' N; 104°34' O). Una en cada de las dos estaciones: (digan lo que digan no son cuatro, en nuestro clima mexicano solo hay dos) secas y aguas. O como dirían en Tapalpa: polvo y lodo.





¿Fuerte el cambio, no?


martes, 29 de septiembre de 2009

Oligodactilia

Una de las cosas que más me gusta de tener oligodactilia -menos dedos de los habituales- es la reacción de la gente ante lo que se sale poquito de los esquemas.

Recuerdo que estando morro me vi olbigado a asistir a una aburrida reunión familiar. En una de esas me encontré en una caballeriza con algún primo lejano. Los dos estabamos sujetando los barrotes de la caballeriza cuando noté las habituales miradas recurrentes sobre mis rasgos diferentes. El devergonzado chamaco preguntó el porqué de mi escacez dactilar a los dos minutos. Yo ya estaba esperando la pregunta así que me tomé la libertad de responder „me los comió un caballo“. Yo cagado de risa por dentro de ver los ojos como platos de aquél otro escuincle (que ya ni me acuerdo de él) y de cómo disimuladamente retiraba las manos de los barrotes temiendo la mordida de aquel equino para después alejarse lentamente de la caballeriza.

O me acuerdo de aquel vendedor de fruta picada. El cabrón tenía una habilidad de envidiarse para mover el cuchillo. Pero no creas que un cuchillito, una pinche arma blanca cual machete recién afilado. Me tomé nuevamente la libertad de jugar con su cerebro.
-Oiga, y usté nunca se ha cortado?
-No, gracias a Dios no –Me contestó terminando de pelar un mango.
-No, esque le pregunto porque yo una vez cortando jícama me di un cortadón con un cuchillo que qué le cuento! Hasta me tuvieron que mochar los dedos… -ya de por sí me estaba cagando de risa por mi mentira infame.
Pero cual si hubieran rasgado con la aguja el LP para detener la escena. El tipo se detuvo en seco para contemplar mi mano mocha. Nuevamente me regocijé con los ojos de plato.
-Pero no se apure –le dije- yo me corté cortando jícama.

La tercera anécdota me hizo regresar de donde estaba a escribir este post. En uno de los pasillos saludé a un nuevo conocido, un conacional. A su lado estaba otro guey que sí entendía nuestro castellano. Y en ese momento se dio la presentación: „que Carlos“; que „también de México“ y plaf! El apretón de manos. Me imagino que sintió lo magro de mi palma porque el tipo este se asustó: tensó todo el brazo y hasta retiró su brazo. Como si le hubiera dado toques. Trató de disimularo, como todo el mundo, pero cuando te ha pasado tantas veces, aprendes a distinguirlo. Claro yo sé que no es adrede y que eso no lo convierte en un discriminador de seres incompletos. Pero a cómo me hizo reír. Por supuesto durante la plática de dos o tres minutos, sus ojos volvieron a la escena del crímen.

Ahora estoy totalmente acostumbrado y sé que la gente una vez que se da cuenta voltea varias veces a ver mis manos o pies –tal cual como le pasa a Harry Potter cuando la gente busca su cicatriz-. Y sé también que, dependiendo de la personalidad, no tardará más de un par de días, semanas, o por lo general: una peda; en soltar el tradicional „oye y qué te pasó en las manos“.

Si tiene errores lo siento, no tengo tiempo de corregirlos ahorita, todavía tengo que ir por un café. Y por cierto las „comillas“ que empiezan por abajo se ponen solitas y los signos incompletos (?!) no son mi culpa, son estas máquinas alemanas.

jueves, 24 de septiembre de 2009

Varios

Ya sé que no he posteado en un tiempo, nimodo, eso pasa cuando no tienes tiempo que desperdiciar escribiendo. Por tal motivo escribiré varios posts en uno. Es chistoso cómo se puede traducir “post” como “insignificantes anécdotas de la vida”. Estas son las más recientes.


Las fechas

Hablando de etapas, no sé si te diste cuenta pero acabamos de rebasar el equinoccio de otoño. Es decir que se nos acabó el verano. Supongo que para mi nativo país tropical eso no dice mucho, porque las tormentas veraniegas atrasadas es lo único que se hace notar.


Acá en cambio no es que de un día para el otro se le caigan las hojas a los árboles pero lo que sí es que el clima cambió drasticamente: del calorcito (le pongo el ito porque lo de acá no es calor deadeveras) al frío. Lo que ocasionó que cambiara el clima y mi cuerpo lo notara; lo que nos lleva al segundo sub-post.


He pescado un resfriado

He tenido mucho, mucho cuidado en no utilizar la palabra gripa. Podrán imaginarse las reacciones al conocer a un mexicano resfriado. Lo bueno es que no tengo ningún síntoma de la puercosis. No tengo fiebre ni tos; solo la garganta un poco irritada.


Eso sí: me estoy recetando un comprido de vitaminas al día, una bufanda y andar abrigado. Nada de andar saliendo de fiesta y nadando en el río (nunca combinadas por supuesto).


True Blood

Este es un tema digno para un común post de algún blog ordinario. Me volví adicto a esa serie. Es el equivalente a Twilight pero sin ser para niñas. Para empezar no hay vampiros maricas... aunque la trama se basa en que los vampiros salen del clóset. Es decir, la existencia de los vampiros se hace pública gracias a que los japoneses descubren la fórmula para crear sangre sintética (qué casualidad que el descubrimiento tecnológico sea de ellos, parece que toda la tecnología sale de allá... ah si pero como te decía), haciendo factible que los vampiros vivan sin matar.


Okei, okei, lo admito: suena un poco cursi, pero aún así le inyecta sangre nueva a las tramas vampíricas. Aquí la sangre de los vampiros es una potentísima droga que te procura un viaje sensacional. Pero ya no te digo más mejor googléala y véla online.


ETH

Ha habido varias veces en las que me detengo y digo “ooorale con estos suizos”. La Mayoría de ellas en la universidad. Las instalaciones son de primer nivel. Tienen pizarrones corredizos, lo que hace que si llenas uno, en vez de borrarlo y empezar de nuevo solo lo bajas y sacas otro de abajo. Por supuesto cada salón tiene su proyector y pantalla; entre un montón de amenidades más.


Pero algo que me sorprende, no sé si para bien o para mal, es que cada salón, cada pasillo, cada entrada al laboratorio, cada sala de estudio tiene su lavabo. No entiendo para qué –okei, para lavarse las manos, duh- pero parce que contstruyeron los edificios para la influenza. Ya sabes eso de lavarte las manos a cada rato.


Y mi última sub-entrada es que mañana cumplo un mes acá. No sé cómo es que se me ha pasado tan rápido pero ya sólo me quedan 23 mesesitos. Si Zurich fuera una novia tapatía mañana me regalaría una cartita bien empalagosa, alguna babosada y yo tendría que pensar en algún origami.

viernes, 11 de septiembre de 2009

Zürich 2: Fotos

Okei okei. Ya varios me han pedido fotos. Voy a poner algunas. Primero la ciudad

Esto es Zürich desde el avión, pero la mayor parte de la ciudad se extiende al norte, que en esta foto coincide con la parte de arriba.



Siguiendo con el zoom: así se ve desde la terraza de la universidad. Ese día, como de costumbre, estaba nublado. Bueno la verdad no me quejo me han tocado muy buenos días, ha habido mucho sol.



Ya más de cerquita esta es una de las iglesias del centro. Esta se llama Gossmünsterkirche y atrás de mí esta la Fraumünsterkirche.

Este de aquí es el río Limmat, donde se puede nadar... en verano por supuesto. El puente que está atrás es nuestro trampolín: von der Brücke springen (desde el puente saltar).

Y esta es la más importante de las fotos: la gente. Ellos son mis nuevos amigos, saludos a todos (aunque nadie va a ver esto... o por lo menos no la mayoría no lo entenderá). De Izquierda a derecha: Roberto, Borja, Francesco, Omara, Claire, Rea y Michael. Y de fondo el lago Zurich: el Zurisee.


Esta es la universidad vista desde atrás, la famosa cúpula de la ETH está del otro lado

En todos lados se cuecen habas ¿alguien dijo López Mateos a las 7 de la tarde?


Este es mi cuarto desde el extremo opuesto a la puerta. Esta nuevecito pero el hecho de que todo esté empotrado, azul y totalente cuadriculado me hace sentrir en un camarote de alguna nave espacial tipo 2001: odisea del espacio. Por cierto, aunque no lo creas tener un lavabo ha resultado más útil de lo que parece (recordando que aquí sale agua Evian de la llave). Desafortunadamente comparto regadera y excusado, pero vamos esto es lo más que puedo afordar.


Y así se ve desde la puerta. Sí estoy enterrado medio piso, lo que hace que el techo se sienta más bajo de lo que está, lo que le añade al sentimiento del camarote

Ya estuvo luego subo más por lo pronto ya estoy medio enfadado.

Camuflage

Estando en el tren seguido (muy seguido) aparecen militares vestidos con su traje de camuflaje. Con su corte de pelo muy cortito en lo bajo y un poco, solo un poco, más largo en la parte de arriba; pero más intrigante es el hecho de que vistan con ese tradicional verde/verde-oscuro/verde-más-oscuro.

El punto es que esos trajes deben estar hechos para mimetizar al soldado ¡¡¡EN LA SELVA!!! Entonces por qué demonios lo visten mientras se mezclan con los civiles. Creo que si el objetivo es el mimetismo, se deberían disfrazar de civiles, no de cascosazules perodidos en el Congo.

Queda clarísimo que lo que desean no es mimetizarse. Más bien parece que quieren destacar –y lo logran– porque al parecer es bueno que la gente sepa que son militares. Pero parece que para eso hay que cambiar el paradigma de que ser militar es malo. Aquí al parecer ser militar es medio cool. Yo no lo entiendo, pero tal vez se deba a que no soy de por acá.

Según lo que he averiguado el servicio militar es obligatorio. Y lo es también portar el disfraz cuando se está uno tratando de comportar como civil. Cabe destacar que el disfraz muchas veces incluye un rifle como de 70 cm (no exagero) que debe ser paseado por los vagones.

También averigüe que así como en México, si tienes catorce dedos en total,el gobierno te dice: no eres digno de nuestro servicio militar; acá puedes decir que estás loco y que eres neonazi para olvidarte de la bola blanca (acá no hay bola blanca, es obligatorio para todos los varoncitos). Si así fuera en México estoy seguro que Juan la aplicaría, nimodo, en nuestro país el estar zafado no te zafa de los milicos.

sábado, 29 de agosto de 2009

Zürich. Uno

Hasta el momento

Llegué el martes de la semana pasada. Del aeropuerto fui al hostal, pero para eso tuve que entender primero cómo funcionan los sistemas de cobranza suizos. En realidad te puedes subir a todo el transporte público sin pagar, el problema es que a veces (muy a veces) llega un checador y te pide el boletito, y más te vale tenerlo porque si no te multan con 80 Fr.

Llegué al hostal y a pesar de que solo quería dormirme me forcé a salir porque ¡vamos! no siempre estoy en Suiza y había que turistear. En cuanto me bajé del tranvía conocí a una austriaca y nos fuimos a pasear por la ciudad. Fuimos al lago, caminamos un rato, fuimos al zoológico y a la FIFA. En la FIFA en realidad no hay mucho que ver solo un edificio bonito, pero nos metimos sin darnos cuenta que es más bien privado. Digo nos metimos justo cuando estaba bajando la pluma detrás de un coche pero quién dice que eso es ilegal, solo éramos unos simples turistillas por ahí. El caso es que no nos corrieron (pero tampoco había más “despistados”).

La semana transcurrió normal, pesada, entre el jetlag y todo lo nuevo. Pero sobreviví a las primeras clases de alemán y al cambio de horario. Ayer yo no esperaba mucho de la vida nocturna de la ciudad pero resulta que por alguna razón caímos en una calle donde estaba toda la fiesta, parece que hay un festival o algo así porque los suizos estaban vueltos locos. Todo el mundo tomando en la calle. Caminábamos y bebíamos. Hasta que nos dieron las 2 y puntualmente todo empezó a cerrar. Increíble, en 15 minutos, los negocios en la calle estaban muertos y la calle se vaciaba.

Ya de ahí caminamos al hostal (como una hora, y yo que hace mucho que no camino). Dormimos y empezó el sábado en verano. Estuvo soleado, no hacía frío, pero tampoco calor. Nos fuimos a caminar por el centro y dimos con el río Limmat. Caminamos a su lado hasta que aparecieron unos como muelles. Son un equivalente de playas para esta ciudad que no tiene costa. Ahí la gente se asolea y bebe una cerveza de los bares de atrás. Yo ahí llegué y pa pronto aproveche y me zambullí en el río. Ahora puedo decir que ya nadé en el Limmat (llevaba queriendo meterme desde que llegué). Y para mi sorpresa no está demasiado frío; estaba más fría la presa de Taplapa.

Luego de los muelles-playas nos fuimos a caminar más y nos topamos con una lancha-camión. Es otra de las formas de transporte público de esta ciudad. Es el equivalente al vaporetto veneciano. La verdad solo nos subimos porque está incluido en el pase mensual queríamos conocerlo. Está muy chistoso que una lanchota disfrazada por dentro como un camión urbano, te lleve de un lugar a otro. Nos bajamos en la plaza central y seguimos caminando, cuando pasó otra cosa chistosa.

Una mujer vestida de novia se nos aproximó y empezó a decirnos: “arrrrjjjj jjjjrraaaaeeeggrrrrjjj jjjrr gggerrrjj jeragjjjrr” hasta que la detuvimos con un “we don´t speak german”. Ya con un idioma entendible nos dijo que era su última tarde de soltera y que estaba buscando 7 hombres para bailar salsa. Mis nuevos amigos (uno español y el otro italiano) chiviados no quisieron, y pues ahí va el mexicano a bailar salsa con una desconocida. Por lo menos obtuve una rosa (esque eso me dieron como agradecimiento).

Ese es el avance hasta ahora, luego que pasen más cosas las pongo.

jueves, 27 de agosto de 2009

SKYY in the sky


Este es un post viejo, lo escribí en el avión.


Me estoy tomando un Bloody Mary cortesía del buen George (¡Gracias George!) que me facilitó un cupón válido por un chupe gratis. No se si es culpa de mi pronta embriaguez por mi chupe de altura (10,676 msnm para ser exactos), pero yo lo encuentro un tanto poético: A SKYY vodka in the Sky.

No escribo más porque quiero ver Star Trek.

Ya terminó la película y como no tengo nada mejor que hacer seguiré escribiendo. Este post se me figura algo así como una serie de tweets subidos todos al mismo tiempo con retraso por no tener conexión al sobrevolar el Atlántico.

Después de mi Bloody Mary de cortesía sirvieron la cena. El mesero me ofreció vino o cerveza. El cual rechacé porque cuestan siete dólares. Luego me dijo que eran gratis. Por chiveado y por güey los rechacé otra vez. Pero el mesero captando mi gesto de me-da-pena-por-parecer-morto me dijo “no hombre tu pídelo y luego te lo tomas ¿qué va a ser entonces; tinto o blanco”. Ya con esas reglas bonachonas ni yo me pude rehusar. “Rojo” le dije.


Pero como no hay que rechazar nada de lo que se nos ofrece y no quería pasarme mi pollito con el jugo de tomate con piquete, acepté una coca más. Suerte que el avión viene medio vacío porque, primero es mucho más cómodo y después porque pude llenar la mesita de al lado con mis múltiples bebidas. Luego le sigo que está empezando 17 Otra vez.

lunes, 24 de agosto de 2009

Panda Express

Desde el inicicio de mi día, en mi desmañanado arribo al aeropuerto, fueron brotando los personajes de aeropuerto. Unos muy risibles, otros que solo dan pena, y otros, quizás, envidia.

Este es un güey que viste con una playera de huesos (de esas que no tienen nada de mangas solo unas tiritas que van a los hombros). Tiene un tatuaje que logra verse en las amplias aberturas de su camiseta, lo que se lee está en latín, como si tatuarse algo en una lengua muerta te hiciera más culto. Lleva un sobrero chistosón. Usa lentes y no logra desprenderse ni de su look malo ni del bueno. Por eso lo apodo el Justin Timberlake cholo.

Este otro, es un grupo de individuos que se repite, estoy seguro, a diario. Están en el aeropuerto de Guadalajara. Quiero apodarlos Los polleros. Deja te explico.

–¿Cuántas personas viajan? –pregunta la obesa encargada de seguridad.

–seis –contesta la líder pollera.

–¿Cuántas maletas lleva?

–trece.

¡¡¡¡¡TRECE!!!!! Por Dios Santo que me cuida y me guarda, qué tantas cosas puede llevar una familia de seis a Los Ángeles. Yo no entiendo, allá ya hay todo. Pero lo peor del caso es que de las maletas que no son gigantescas dos son cajas de cartón amarradas con mecate de plástico. Hay, hay, hay mis queridos Angeleños. Tal vez exagere pero se debe a que gracias a Los polleros, el ascenso de los pasajeros que no volábamos a Los Ángeles se detuvo que porque su vuelo salía primero. Bueno, agradezco al menos, que no me toco vivir en el autoexilio y que como Paisa, estaría obligado a transportar las gallinas, el guajolote los recuerdos gastronómicos de mi tierra.

Después de eso mientras ingiero los sagrados alimentos –ya en un aeropuerto gringo–hay un señor enfrente de mí que antes de empezar a devorar pone las palmas de sus manos como a 5 cm de la comida, agacha la cabeza y empieza a murmurar algo mientras mueve la cabeza como haciendo circulitos con la punta de la nariz. No sé de qué religión se trate, pero por la pinta del tipo supongo que era judío. No porque tuviera señas particularmente distintivas –tiene la nariz normal, pelo medio cano, estatura promedio, tez blanca pero no muy blanca– sino porque de lo que pude husmear no estaba comiendo puerco (ya sé que no es gran seña pero algo ayuda), no tenía ni look arabesco ni tampoco latino; mucho menos oriental. Y dado la escasez de religiosos que consagran sus alimentos, le apuesto al semitismo.

La pareja de hermosos. Una güerita –castaño claro, no güero Miss Clariol– con bronceado perfecto, unos shortcitos bien cortos que muestran sus perfectamente torneadas piernas, con una figura digna de tenista rusa acentuada por una ligera blusita que enseña justo lo necesario –ni mucho ni poco– y con cara con un ligerísimo toque de maquillaje que muestra su gran belleza natural. Esta Venus de aeropuerto caminaba al lado de un tipo de 1.85 que también podría haberse caído de una revista de modelos.

Por último tengo a una pareja que habla alemán. Lo sé porque se han dicho tres palabras. Creo que yo estoy teniendo una conversación más nutrida con las ardillas de mi cabeza. Parecen novios por su diferencia de edades, pero también parecen completos desconocidos o recién divorciados. Yo qué sé. Espero que no sean así todos los que hablan alemán.

Y a todo esto ¿Por qué el título? Le prometí a mi hermano (¡¡¡hola Juaaaaaaaaan!!!!)que si comía en Panda Express titularía ídem un post. Helo aquí. Después de zamparme un delicioso orange chicken con mixed veggies me entró el ánimo de escribir. Pero ya me voy porque así como entra el ánimo también ataca el ánimo de salir y ya sabes, me queda otro laaaargo vuelo.

viernes, 21 de agosto de 2009

Oh so very frustrating

He intentado resetear esta estúpida máquina cerca de ochenta veces porque tarda como 8 minutos en prender y se traba de la nada. Yo sé que lo más probable es que sean virusES y programas olvidados que se autoinician y solo ocupan memoria (de las dos). Por eso necesito inmediatamente resetear la máquina y dejarla como nueva, pero no puedo. No logro encontrar en internet los discos de instalación –que por cierto cuando la compré el méndigo empleado me dijo que las laps ya no venían con discos sino con particiones especiales. Falso. Qué se pudra en averno– y no sé de dónde qué voy hacer, maldición… ¿sugerencias?

Por cierto, me quedan 3 días. He ahí la razón del apuro.

jueves, 13 de agosto de 2009

11 days to go

Ok, ok, I know I probably shouldn’t be publishing my life on the web. But what the heck, I’ve got only 11 days to keep on writing the way I do. In those days I’ll try to write as much as I can (I’m not promising anything) but afterwards I’m not so sure. What is certain is that I will not abandon this blog to rot and die, but there will be some changes… I expect so for my life is about to change in some many ways.

Thanks for dropping by.

lunes, 10 de agosto de 2009

Cobra Televisa

Acabo de ver un video nefasto que sinceramente no entendí y recomiendo no desperdiciar los 3:51 que dura por más que se jure que Azcárraga Jean va a poner una cara de indignación (perdón Mercedes) ante el Papa (el Papa su santidad, no Jorgito). Pero resaltó la esquina inferior derecha con el logo de Televisa, el logo viejo. Este:

Que me hizo pensar en que si le pones unos colmillos y le dibujas un velo a las orillas se puede parecer a este otro:

Ja, ja, ja. Sí, este es un post sin sentido alguno. Tal vez salió por externar mi no exclusiva frustración por aquella cinta chafa, predecible, plasticosa, mal acutuada e insultante a las películas para publico varonil, que acaba de estrenarse (si eres hombre mejor cómprate una Playboy porque según el consenso lo único rescatable son las actrices). Ahórrate la ida al cine a ver G.I. Joe.

jueves, 6 de agosto de 2009

El Club de los Cotorros

¡Está vivo! ¡Está vivo! ¡ESTA VIVOOOOOO!


Así es, damas y caballeros, cotorros.net vuelve a existir. Pásenle a ese su otro blog de confianza.

www.cotorros.net

recuerden

punto net y no punto org.

Repito:

www.cotorros.net

Hedonismo

Por si no te has dado cuenta vivimos inmersos en una cultura de absoluto hedonismo. Todo lo que está a nuestro alrededor está diseñado para fomentar el placer, o para evitar el dolor. Desde el Pinol que aromatiza hasta la morfina que recetan los oncólogos. Si no me crees, prende tu tele –en los canales abiertos– a partir de las 11 de la noche para notar que el 95% de la publicidad está enfocada al sexo. Y no estoy diciendo que sea malo, sino todo lo contrario.

¿Para qué demonios, si no es por el placer, estamos en esta Tierra? Tonto el que no goce. No estoy hablando meramente de sexo, no porque no me guste sino porque soy malísimo para procurármelo existen otros placeres que son los detonadores de este post. Todos tenemos nuestra forma y nuestro tiempo de gozar, esta es la mía.

Ahora que estoy de huevón vacaciones me he dedicado a satisfacer cada uno de mis antojitos. Es impresionante la cantidad de placer que genera hacer y comer lo que quieres, en el momento que sté y solo usté mande. Ya hablé con anterioridad de los placeres de los lujos y no los repetiré. Mejor te me dedicaré a darte envidia.

En esta ciudad existe Manhattan, una cadena de paletas de hielo. No son destacablemente buenas, excepto por una de sus creaciones. La paleta de Chamoy. Ooo manjar de Dioses de forma fálica y gélidas temperaturas. Es simple Chamoy congelado con sus pedacitos de chabacano –o lo que quiera que sea– pero con la concentración exacta de ácido, sal, y deliciosura. No conozco a nadie, que la haya probado y que sea mexicano, que no le guste. Mmm that’s what god’s vagina must taste like.

Después de mi descripción exagerada, pero no fuera de realidad, siguen otros placeres. Antes de la paleta fui al Seven y me compré un Caramilk de Cadbury… santo Dios esos chocolates sí que son ricos, casi tan buenos como los Ghirardelli… PAUSA.

No mames... aaaaaaaaaaaaa… justo al momento de estar escribiendo, me puse a googlear Ghirardhelli y aventuré abrir el gmail. ME ACABAN DE ACEPTAR LA VISA. Así que oh si queridos compatriotas me larrrrrgo de aquí. Los quiero. Pero me larrrrrrgo. Ahora sí después de este párrafo-paréntesis de emoción (y después de dar 20 saltos como estúpido en mi cuarto… –¡es neta!–) puedo continuar con mi hedonismo.

Como decía de los chocolates…. YAAAAAAJJJUUUAAAAAAAA AAAAAAAAAAA ESO ESO ESO… OK OK ya autocontrol porfavor… los Ghirardelli squares –o como quiera que se escriba, no lo quiero googlear– de milk chocolate con caramel filling (demasiado pochismo ya sé, pero es por respeto eso y que solo se encuentran en el gabacho) son también un pedacito del mismísimo Olimpo.

Los placeres de después de la paleta –¿notas como la paleta es un parteaguas en mi vida?… bueno olvida lo de la visa por un momento la paleta era una de las ideas originales del post– fueron blockbuster; papas con limón, Valentina y jugo Maggi; palomitas preparadas ídem; y… ya no puedo terminar el post por tan semejantes buenas noticias. Los quiero…

Pero tampoco lo quiero dejar así nomás al aire. Concluyo que si desean irse del país lo hagan, si desean escribir un post sin camisa, háganlo (sigan mi ejemplo) y remato con una frase cliché: a CoMer y a gozar que el mundo se va a acabar. Okei, tal vez el mundo no, pero sí mi estancia en México (ya no pongo ‘espero’ entre paréntesis porque ya me dieron la visa ja ja ja) así que no pierdas más tiempo que hay que aprovechar toda esa gama de frutos de nuestra herencia hedónica.

martes, 4 de agosto de 2009

Terminator 4

No haré una gran reseña de la película porque es cagante que te las ceben, y solo se la quiero cebar a un par de amigos. Aunque ¡vamos! ¿Cómo podría cebarse una película con tanta acción, tantas balas y tanto postapocalipsis ¡Joderrrr que esta peli lo tiene todo, tío! Aunque he de admitir que si naciste con el cromosoma XY te encantará, si no; probablemente te quejarás de puras tonterías como “¿de todas esas balas ninguna le da?” o “por qué John Connor es tan importante”. La película es buenísima, mantuvieron todas la secuencia espacio-temporal de las anteriores y se libraron de la misma formulita de las otras tres. Tiene sus fallas (como el hecho de ser un nexo clarísmo entre las predicciones de Sarah Connor y la invención de la máquina del tiempo) y las cursilerías Hollywoodenses, pero es un merecido «««½.

En vez de dedicarme a decir cosas que tal vez requieran un Spoiler Alert me dedicaré a dar mi opinión de los personajes-actores.


Serena Kogen (jaja buen apellido). Interpretada por Helena Bonham Carter. No cabe duda: esta mujer tiene talento. Película que sale, película que se la lleva. Esta no es la excepción, también le otorgo la mejor actuación. Aunque es un papel diminuto (¡snif!) logra demostrar que es buena, o mala, o quién sabe ¡Esa es una actriz chingao! En Harry Potter 5 tiene un duelo con Gary Oldman (quién también es uno de los actores más talentosos) y verlos luchar es un miniorgasmo cinéfilo, aún no sé quién ganó ese duelo. Pero yo la amo.

Christian Bale es John Connor. Algo pasó. Quizás esta vez le quedó grande el papel. Como Bruce Wayne la hizo de maravilla. Junto a Johnny Depp se vio opacado. Y en esta ocasión no me queda más que asumir que su pobre interpretación se debe al personaje, pues Sam Worthington no es mucho mejor actor que él y nunca se enfrentó a mi querida Helena. No logra desprenderse de esa voz forzadamente ronca con la que le habla al Guasón –a lo mejor tiene secretamente voz de silbato– y su absoluto heroísmo no se lo compras ni borracho. Pobrecito, se supone que el Caballero nocturno lo catapultaría y parece ser que, por el contrario, no lo deja despegar.


Sam Worthington es Marcus Wright. No diré nada del personaje, mejor hablaré de la relación del actor con su papel. Este güey a diferencia de Batman sí supo encarnar a quien le fue asignado. No te diré por qué porque mejor ve a verla; a mí me dejó asombrado. Su personaje no es de esos héroes con los que te identificas –tampoco John Connor, para ese caso– sino es de esos que idolatras: de los que dices “quiero ser él cuando sea grande”; al estilo de Wolverine o Iron Man. Hay una diferencia enorme: en vez de querer hacerte la víctima y tratar de ser normal (guácala), cualquier varón (que se jacte de serlo) saldrá de la sala queriendo demostrar su hombría pegándole a alguien o destrozando algo.

Y hablando de Wolverine, eso me recuerda que le pronostico un éxito enorme a este otro australiano. Cuando ví X-Men pensé lo mismo de Hugh Jackman y velo ahora, es el galán más galán; lo sabía ¡ja! Estoy seguro que le va a pasar igual a este güey. Lo tiene todo: está guapo –que es totalmente indispensable–, es carismático, está joven, ya hizo un papel que lo puso en el mapa de la audiencia; y por si fuera poco está conectadísimo en el medio. Si eres fans sabrás que estuvo a punto de ser James Bond. Pero más importante que Bond es el otro James: su amigo James Cameron. El director de las primeras dos Terminators lo propuso para ser el coprotagonista de la cuarta; pero aún hay más. Cameron también lo escogió para protagonizar su nueva película, Avatar.

Si no sabes qué es Avatar –tengo la costumbre de sugerir el suicidio pero esta vez ofreceré algo menos extremo– ¡googléalo ya! Mira aquí te lo pongo. Este tipo aparte de ser Marcus Wright será el protagonista de la nueva película que arrasará en los Oscares –por varias razones que te dejo de tarea que investigues–. Sí te digo que será un filme muy novedoso. Además hay que recordar que James Cameron es un consentido de Hollywood, o por lo menos es un consentido mío por su pasión por la ciencia ficción (si mencionas la palabra Titanic te escupo en la cara) y con semejante recaudación no dudo que la academia esté muy agradecido con él.

Two thumbs up para Terminator, para Helena “Mylove (como diría Josean)” Bonham Carter, para James Cameron y un aplauso extra con la mejor de las suertes para Sam Worthington.

viernes, 31 de julio de 2009

Sra. Granados


Acabo de leer un post en Bunsen comics que habla de que una tal señora Granados dice que la gente que anda en internés no es real y se dedica a robar órganos y cosas de esas. Justo antes había leído de esa antipublicidad para facebook y años antes había resuelto a viajar en metro sin miedo a que me vuelen la cartera. Así que actué por instinto, porque me dio mucha risa.

Se trata de subir una foto diciéndole a la Sra. Granados que somos reales. Y cómo la vergüenza está sobrevalorada subo la foto (he de admitir que sí me da un poco pena, porque mi idea original era parafrasear a Pinocho, aunque ahora parece, por aquello de la perspectiva, que me está saliendo un pitote de la cara, chale, ya qué).

Lamentablemente somos reales, habemos gente que nos encanta desperdiciar nuestro tiempo publicando nuestra vida en internet, en vez de irse a despedir a la amiga que se va por dos años. Por cierto ayer le llevamos serenata, pero es materia de otro post, luego te cuento.

jueves, 30 de julio de 2009

Debería ponerme a leer

Tengo el cerebro honestamente seco. Así que lo único de lo que se me ocurre postear es de mi lista actual de lectura. Cuando un libro no es suficientemente cautivante tiendo a coger otro u hasta dos, y leerlos todos a la vez. Tengo tres libros actuales: dos son unos Harry Potters y el otro no –es que le digo Harry Potters a los libros que te atrapan desde el principio, aunque de hecho esta vez uno de ellos sí es un Harry Potter–.

Llevo como dos meses con el segundo tomo de la trilogía de Jason Bourne: The Bourne Supremacy ; el primero me atrapó como rata en pegamento amarillo, pero este tiene un no-se-qué que no lo ha logrado. Sí es bueno, pero de alguna forma ya no es novedoso. El súper espía amnésico pasea ahora por Hong Kong, los nuevos territorios y Macao en busca Marie, su secuestrada novia canadiense (no alemana como en la película). Sin embargo, lo sigo recomendando, precisamente por su absoluta discrepancia con las películas.

El otro libro que cae en la categoría de Harry Potter, es precisamente Harry Potter And The Deadly Hallows. Ni modo caí en la euforia de después de la película. Tenía la intención de leer el seis, pero lo presté hace tiempo y nunca volvió ¡Zánganos devuélvanmelo!

Sí, me declaro fan Harry Potter; como del Bacardí blanco. Tengo grabado en mí la frase de Chuchín, mi buen amigo jesuita, que reza así “la mejor bebida es la que a ti más te gusta” Y él siendo el más grande sommelier –y literato, por cierto– que conozco, tiene mi más absoluta credibilidad (casi devoción). Pasa igual con los libros, el que más te gusta es el mejor, y algo tiene esa mujer que me hace perderme en sus miles de páginas. Claro, con todo y sus dos que tres contradicciones por ahí que me recuerdan que eso es en realidad, fantasía.

La realidad es demasiado real como para aparte de vivirla tener que soportar leer de ella. Me quedo con la ficción. Lástima que estas ficciones sean tan infantiles, me gustaría encontrar algo un poco mas age appropriate ¿Sugerencias? Si mencionas a Stephanie Meyer, te escupo en la cara. Por ahí me dijeron que el de Guillermo del toro está cautivante.

El tercer libro es de Jorge Ibargüengoitia, Las muertas (por cierto, está pocamadre tener diéresis en tu apellido ¡quiero unas!… chale, me tendré que conformar con mi simple acentito). Llevo como diez páginas y me está gustando harto, luego que lo acabe te cuento. Todo salió porque iba decididísimo a comprar algo de Paco Ignacio Taibo, pero mi buena amiga, al consultarle si ya tenía su creación más reciente me informó que su hermana –big fan– ya los tiene todos. Así que mejor compré el siguiente autor en mi lista de pendientes, que por cierto estaban juntos también en el anaquel.

Así que con congoja tendré que pedírselo prestado, aunque me cague hacerlo. Pero lo cuidaré y lo devolveré, lo prometo.

martes, 28 de julio de 2009

El mero mero sabor ranchero

Decidí prepararme un snack de media tarde, y no sé cómo sucedió pero apreció una bolsita de Campesinos Diminutos, es decir Rancheritos. Resuelto a desperdiciar mi tiempo en la blogósfera liberé momentáneamente mi mano derecha para mover el mouse en intervalos solo interrumpidos cuando mi mano no apachurrase la bolsa para saturar de limón, Valentina y jugo Maggi y llevar las chatarras a mi boca.

Con mis papilas saturadas empecé también a saturar mis neuronas de los textos de dudosa calidá de los bloggers de por allí, mientras llevaba las crujientes delicias del fondo de la bolsa a las orillas y luego las succionaba. Toda esta rutina me puso a pensar en el daño que le hago a mi cuerpo en pos del placer. Y las rarencias que se nos ocurren a los mexicanos.

La mezcla del ácido cítrico del limón con el ácido de la salsa Valentina y quién sabe qué químicos del jugo color azabache de seguro no son nada bueno para ser recibido por el Templo del Señor. Prueba de eso es que a mis mozos 25 tengo una recurrente gastritis, una buena colonia de Helicobacter Pílori, y el recuerdo de una úlcera sangrante.

No es de sorprenderse. Somos adictos a las deliciosas porquerías ácidas. Recuerdo perfectamente la cara de asco cuando le conté a un amigo chileno que mezclábamos jugo de tomate con sabor a almeja, limón, chile (o ají), sal, salsa sabor carne (así se llama el jugo Maggi por allá) y encima de todo aforábamos el vaso con cerveza y hielos ¿Cómo demonios nos puede parecer apetecible semejante menjurje? Y pero-mas-sin embargo (sic) se me hizo agua la boca por una refrescante michelada, o clamatada, o michelada cubana, o como quiera que se llame allá donde tú vives.

Recuerdo también que a la hora del recreo salíamos a comprar las papas del don (son toda una institución allá de dónde yo vengo) rebosantes de salsa Costa Brava y “jugo de limón” (las comillas están justificadas). O los dulces lucas. O recuerdo el Limón 7 que no es más que una mezcla de azúcar, sal y ácido –lo he preparado en el laboratorio–. O los rollitos de jamón con salsa tabasco (tengo un amigo particularmente adicto).

A eso le sumas la absurda cantidad de grasas saturadas en las fritangas pintorescas de cada pinche pueblito. La contribución de Bimbo y Coca-Cola a la canasta básica y tienes ¡plaf! A un blogger escribiendo de esas tarugadas y al 80% de la población con problemas alimenticios.

No, no estoy diciendo que abandonemos todos esos “alimentos” (nuevamente están justificadas) porque son deliciosos. Y sería como abandonar todas esas cosas que son deliciosas –no voy a decir cuáles porque ya te las sabes– y que sería un pecado no vivir para procurarlas. Sólo digo que pobrecitos de los obesos que sean feos (no dije de Obesos, porque somos tod@s guapísimos) porque aparte de no poder recibir –por aquello de las dietas– ese inmenso placer al comer porquerías: son gordos y feos. Eso sí que es una discapacidad. La gastritis y las úlceras se curan; lo feo y gordo cuesta mucho, mucho más dinero.

jueves, 23 de julio de 2009

Tipos de amores…

Qué haces cuando un one night stand te sigue mandando mensajitos. Tú ya no la quieres, sabes que estuvo chido pero ya basta. Eso me hace pensar que ahora yo estoy del otro lado. Verás deja te explico. Hay varios tipos de mujeres con los que podría hacer mi vida, pero que no hago nada god knows why… ahora yo soy uno de los siguientes tipos, pero al revés ¿cachái?

Primer tipo. Aquella que lo tiene todo, excepto chispa. Es guapa, bonita, chistosa. Le gustan más o menos las mismas cosas que a ti. Pero por alguna broma de Delphos sucede que nomás no hay chispa. No hace que el universo se detenga –como aquella anónima–. Lástima, estuviste muy cerca.

Segundo tipo. La que está geográficamente no disponible. En realidad no sabes si lo tiene todo, pero lo que le sabes te encanta. Es más, hay incluso detalles que te dejan embobado, a veces son unos pantaloncitos muy cortos, el gusto por alguna comida chatarra, o que le guste el PlayStation. Pero está a unos cuantos cientos o miles de kilómetros y así la cosa no funciona. 

Tercer tipo. Con esa mujer te imaginas perfectamente casado, tiene una chispa impresionante, que es tu amiga pero que llevas siglos de no ver y que sabes que tiene su vida hecha. Además han vivido tantas cosas juntos, cosas lejanas, pero a final de cuentas cosas vividas que ya no sabes si quedaría espacio para intimidad y ahora me refiero sexual, porque de la otra sabes que sí la hay. En dos años prometo que haré algo al respecto.

Cuarto tipo. La que nunca en la vida pensaste que te gustaría, o bien la que desde el principio te encantó pero como siempre te paralizaste. Pero ahora eres su amigo y es demasiado difícil tratar de hacer algo. Hay demasiada intimidad, pero ahora sí me refiero a intimidad no sexual. Pero aparte de todo está con alguien que estimas, ¿para qué le doy vueltas? Está con un amigo; y eso, my friend, no se vale. Aquí caben varias chicas: unas cumplen con unas características y con otras no, pero al final es el mismo encuadre.

Quinto tipo. Simplemente ella no te pela; move on, mate

Creo que son todos mis amores imposibles, les voy a mandar un mensajito por Facebook aunque sea para decirles ¡hola! Uy no mejor no, qué miedo; al cabo dentro de poco todas se convertirán en el Segundo Tipo. Pero eso me devuelve a la interrogante inicial ¿Qué coño hago con la que me manda mensajitos? Puedo simplemente dejar de contestarle, que se me hace harto canalla. O bien contestarle con este mensaje –mucho menos canalla pero sí más hijodeputa– : nuestro "amor" se lo debemos al Absolut, supéralo nena.

¿Sugerencias?

Anónima

Bajaba del vestidor. Yo esperaba en la base de las escaleras. Descendía con tal gracia que las amplias escaleras de simple concreto se convirtieran en los galantes escalones del castillo de Bestia. Bella bajaba, con su vestido azul vaporoso. En estas latitudes tropicales el vestido fastuoso es un hipnotizante vestidito que permite las corrientes de aire, que a su paso destaca las curvas y líneas perfectas. Ese ligero vestido que muestra sus hombros finos, celestialmente delineados. Las delicadas muñecas y los frágiles tobillos, coronados por unos casuales flats que parecen no molestar al suelo con el peso de la doncella. Ella bajaba flotando yo la miraba. La admiraba. Mi vista boquiabierta regresó a las clavículas, gratas líneas rectas que suben al cuello y revelan las facciones más finas que el hombre haya presenciado. Su piel bronceada, sus labios que le combinan, su rostro divinamente natural. El pelo en caída acariciándole sus suaves hombros. 

De pronto mis ojos en los suyos, por un segundo los suyos en los míos. Una explosión, el mundo se detiene. Ella. Yo. Luego agacha la cabeza y con vergüenza se toca el pelo. Los escalones se hacen escasos, su angelical descenso termina.

Y como siempre, no hago nada. Ella se aleja. Se dirige a realizar su vida, sin mí. Cada vez más lejos. Podría preguntarle su nombre, luego quizás, su teléfono. Si esta parálisis me liberara, diez minutos. Dame diez minutos. 
 

Epígrafe. Esto podría ser una noveleta, o no; Guarever.

Lujos por comparación

Llevo como una semana sin postear nada, chale, qué triste. Ahora siento que si no le subo nada al blog, se me puede decepcionar. Y más presión siento cuando abro el reader y me pone un +1000 al lado del Todos los elementos ¡Cuanta presión, si solo me desaparecí un par de días! Ahora trataré de compensarlo subiendo algo que valga la pena, tarea harto difícil. 

Podría postear de cómo me ha gustado el regreso a mi rancho. Lo haré. Cuando no sabes por dónde empezar hazlo por un tema cliché para romper el hielo. Lo haré. Estoy sorprendido, hace más calor que en Cuerna, pero basta de las pláticas del clima –por cortas que hayan sido, ya me tienen un poco cansao–, por lo menos no estoy en Monteguey o en Hermosillo. 

Hay cosas que me han impactado. Lo más notorio: los lujos. Después de vivir en un edificio del Infiernavit, teniendo vecinos medio cholos, con una regadera que se inunda, un olorcito medio chistoso cada que llegaba al depa y una dieta basada en tortillas, jamón, pan, queso y comida corrida; cualquier cosa se convierte en un lujo. Claro lo que tengo acá nos es cualquier lujo, esta semana me he dedicado a comer de una maneeera: teniendo tías que no le piden nada a ningún caterer (es más, de hecho unas sí sirven banquetes) las comidas a las 2.30 de la tarde son verdaderos festines. Juro que no quiero hacerle la barba a nadie, es solo que neta se come delicioso y no me refiero a delicioso por comparación sino realmente delicioso.

Luego le sigue la alberca. Aaa ese rectángulo de 50 metros de largo y uno y cacho de profundo, con el agua frillita (no está helada), sin sabor alguno, con un carril para mi solito y con el sol dorándome la espalda. Okei, tal vez suene a que exagere y parezca que me refiero a una vil alberca normal. Pero si volvemos al concepto de lujo por comparación se entiende. Allá nadaba en una alberca tratada con sales –no sé qué tiene de malo el cloro, pero al parecer ahora también se usan sales; ni me preguntes de cuáles– techada con todo y ese olorcito a humedad mezclado con sofocado y una pizca de podrido, con la temperatura arriba de 30⁰ y atascada de mocosos ¿qué fluido te viene a la mente que sea salado, caliente y en un lugar atiborrado de crianças? 

Luego está el lujo de la compañía. Ya sé, ya sé que suena exagerado pero cuando llevas fuera un rato y pronto te vas, de verdad que llega a ser un lujo. Ahora hasta puedo jugar X-box con los camaradas. Aaaa sí; eso era otra cosa de las que quería postear ¿Nunca te ha pasado que sucede algo y dices “debería postear sobre eso”? Pues regresando al X-box; Ninja Gaiden II era un posible tópico a dedicarle unos párrafos. Pero la matanza, un modo de juego genial, abundante gore, y un montón de cuerpos destazados se deberán conformar con un par de líneas (éstas). 

Y el último lujo del que me acuerdo es lo de esta casa: la cama en la que no se sienten los resortes, el que haya agua fresca TODO el tiempo en refri –hoy hay de limón–, que los pisos estén limpios, que la ropa se lave sola, que la tele no acumule polvo y todas esas demás cosas que suceden por arte de magia. Pa mi que Dumbledore está cerca haciendo que este, mi mundo, siga girando (por cierto ¿viste en la peli qué buena chacha sería?).  

Por eso cuando la abuela te dé el sermón de que estar fuera te enseña a valorar las cosas de acá, créele. No porque sea cierto sino porque a donde quiera que te vayas, no tendrás esa cantidad de lujos que tienes acá. A menos, por supuesto, que tengas mucho dinero, que como ya sabes es lo más importante de este universo y más allá.