jueves, 23 de julio de 2009

Lujos por comparación

Llevo como una semana sin postear nada, chale, qué triste. Ahora siento que si no le subo nada al blog, se me puede decepcionar. Y más presión siento cuando abro el reader y me pone un +1000 al lado del Todos los elementos ¡Cuanta presión, si solo me desaparecí un par de días! Ahora trataré de compensarlo subiendo algo que valga la pena, tarea harto difícil. 

Podría postear de cómo me ha gustado el regreso a mi rancho. Lo haré. Cuando no sabes por dónde empezar hazlo por un tema cliché para romper el hielo. Lo haré. Estoy sorprendido, hace más calor que en Cuerna, pero basta de las pláticas del clima –por cortas que hayan sido, ya me tienen un poco cansao–, por lo menos no estoy en Monteguey o en Hermosillo. 

Hay cosas que me han impactado. Lo más notorio: los lujos. Después de vivir en un edificio del Infiernavit, teniendo vecinos medio cholos, con una regadera que se inunda, un olorcito medio chistoso cada que llegaba al depa y una dieta basada en tortillas, jamón, pan, queso y comida corrida; cualquier cosa se convierte en un lujo. Claro lo que tengo acá nos es cualquier lujo, esta semana me he dedicado a comer de una maneeera: teniendo tías que no le piden nada a ningún caterer (es más, de hecho unas sí sirven banquetes) las comidas a las 2.30 de la tarde son verdaderos festines. Juro que no quiero hacerle la barba a nadie, es solo que neta se come delicioso y no me refiero a delicioso por comparación sino realmente delicioso.

Luego le sigue la alberca. Aaa ese rectángulo de 50 metros de largo y uno y cacho de profundo, con el agua frillita (no está helada), sin sabor alguno, con un carril para mi solito y con el sol dorándome la espalda. Okei, tal vez suene a que exagere y parezca que me refiero a una vil alberca normal. Pero si volvemos al concepto de lujo por comparación se entiende. Allá nadaba en una alberca tratada con sales –no sé qué tiene de malo el cloro, pero al parecer ahora también se usan sales; ni me preguntes de cuáles– techada con todo y ese olorcito a humedad mezclado con sofocado y una pizca de podrido, con la temperatura arriba de 30⁰ y atascada de mocosos ¿qué fluido te viene a la mente que sea salado, caliente y en un lugar atiborrado de crianças? 

Luego está el lujo de la compañía. Ya sé, ya sé que suena exagerado pero cuando llevas fuera un rato y pronto te vas, de verdad que llega a ser un lujo. Ahora hasta puedo jugar X-box con los camaradas. Aaaa sí; eso era otra cosa de las que quería postear ¿Nunca te ha pasado que sucede algo y dices “debería postear sobre eso”? Pues regresando al X-box; Ninja Gaiden II era un posible tópico a dedicarle unos párrafos. Pero la matanza, un modo de juego genial, abundante gore, y un montón de cuerpos destazados se deberán conformar con un par de líneas (éstas). 

Y el último lujo del que me acuerdo es lo de esta casa: la cama en la que no se sienten los resortes, el que haya agua fresca TODO el tiempo en refri –hoy hay de limón–, que los pisos estén limpios, que la ropa se lave sola, que la tele no acumule polvo y todas esas demás cosas que suceden por arte de magia. Pa mi que Dumbledore está cerca haciendo que este, mi mundo, siga girando (por cierto ¿viste en la peli qué buena chacha sería?).  

Por eso cuando la abuela te dé el sermón de que estar fuera te enseña a valorar las cosas de acá, créele. No porque sea cierto sino porque a donde quiera que te vayas, no tendrás esa cantidad de lujos que tienes acá. A menos, por supuesto, que tengas mucho dinero, que como ya sabes es lo más importante de este universo y más allá. 

5 comentarios:

el chilango dijo...

pues yo, por más culero que suene, no tengo abuela que me diga eso y por eso ya me quiero ir del lujo y del confort, aunque sea por un ratito.
pero sí, que rico es regresar

Luisfer dijo...

Y yo no digo que no sea sano, creo que llega un momento en la vida del ser humano que tiene que salirse de casa de sus y ver lo que es bueno porque si no lo hace pobre del/ de la que le toque vivir con él/ella. Está bien chido eso de regresar a dormir no porque papi te obligue sino porque neta lo necesitas ¡Hazlo ya! pero ya no tendrás tus atardeceres del Ajusco jaja

mercedes dijo...

Con lo de la alberca lo dijiste todo!!!!

salu2 terribles y perversos

mercedes

p.d. Y tampoco tengo abuela ya!!! pero se que desde donde esté me daría el mismo consejo!!!

Miss Dee® dijo...

Despuès de 7 años de vivir solita y mi alma (buehh con la roomie) entiendo perfectamente a lo que te refieres; mi mamá nunca ha cocinado muchas cosas, entonces yo extraño la comida de mi nana! las tortillitas recién hechas, mi comida sin picante! al independizarse y viviendo lejisimos de la casa paterna, valoras cada una de las cosas que alguna vez tuviste

Luisfer dijo...

@mercedes. jaja sí la alberca era un asco.

@Dee sí, en efecto valoras, claro regresar tiene su lado malo, aunque por lo pronto solo he visto lo bueno. Mmm se me antojaron las tortillas de tu nana. Guau 7 años es un resto jaja